Al homenaje han asistido más de 400 personas, entre ellos un centenar de víctimas y familiares del coronavirus, representantes de la sociedad civil y de los servicios esenciales que mantuvieron el funcionamiento del país durante el confinamiento. Todos ellos, sentados en círculos concéntricos alrededor de un pebetero en el centro de la plaza con una llama votiva encendida en recuerdo de los fallecidos. /rtve.es

El rey llama al «entendimiento» para superar las dificultades de la pandemia: «Nos ha puesto a prueba como país»

Madrid .- El rey Felipe ha hecho un llamamiento a los españoles y ha pedido actuar unidos, desde «el respeto y el entendimiento», para responder a la «deuda moral y el deber cívico» al que, según ha afirmado, obliga el homenaje a los fallecidos con coronavirus. Con esta petición, el jefe del Estado ha cerrado el homenaje civil a las víctimas de la pandemia en la Plaza de la Armería del Palacio Real, en un sobrio y emotivo acto en el que en nombre de los fallecidos con coronavirus se ha reivindicado que «el mejor homenaje que podemos hacer es mantenernos unidos», y en nombre de los profesionales sanitarios y los servicios esenciales se ha pedido a los políticos que «defiendan la sanidad de todos» y a los ciudadanos «seguir las recomendaciones sanitarias» para que todo su esfuerzo «no sea en vano».

«Hemos contraído una obligación moral y un deber cívico», ha dicho el rey, tras una ofrenda floral de los poderes políticos presentes en el acto de homenaje ante un pebetero encendido en el centro de la plaza. «La obligación moral de reconocer, respetar y recordar siempre la dignidad de los fallecidos y especialmente el espíritu de esa generación admirable de españoles; y el deber cívico de preservar e impulsar los mejores valores que fundamentan nuestra convivencia», ha afirmado.

Y ha añadido que esas obligaciones comprometen a todos los españoles. Por eso, ha llamado a todos a unir su voluntad, capacidad y esfuerzo «para poder mirar hacia el futuro con confianza y con esperanza» y a hacerlo «desde el respeto y el entendimiento», ante los representantes políticos e institucionales asistentes, entre ellos los partidos con representación en el Congreso, salvo Vox, que decidió no asistir desde el principio, y ERC, que no ha querido estar en un acto encabezado por la Familia Real.

La plaza aledaña al Palacio Real en Madrid ha acogido el homenaje a las víctimas del coronavirus y a los trabajadores esenciales en lo más duro de la emergencia sanitaria. Según las cifras oficiales, 28.413 personas han muerto con covid-19 desde que estalló la pandemia en nuestro país, aunque otros registros, como el del Instituto de Salud Carlos III o el Instituto Nacional de Estadística (INE), elevan el número de fallecidos a unos 45.000.

Al homenaje han asistido más de 400 personas, entre ellos un centenar de víctimas y familiares del coronavirus, representantes de la sociedad civil y de los servicios esenciales que mantuvieron el funcionamiento del país durante el confinamiento. Todos ellos, sentados en círculos concéntricos alrededor de un pebetero en el centro de la plaza con una llama votiva encendida en recuerdo de los fallecidos. /rtve.es